domingo, 19 de febrero de 2012

Andarríos maculado

Cuando amanece un día completamente soleado después de muchos días nublados, y más si ese día es sábado es difícil resistirse a salir al campo. Salir temprano por la mañana cuando casi no hay gente por la calle da la impresión de que estás estrenando el día. Ayer fue uno de esos días, con temperatura fresca por la mañana rondando los 1 o 2 º por la costa central, pero subiendo rápidamente a medida que el sol hacía lo mismo.

El primer sitio que visité fué Bañugues, el más proclive a recibir gente, al llegar no había nadie. Las únicas novedades fueron 9 Avefrías y 1 Chorlito dorado, que se fueron al poco de llegar yo. Un bando de gaviotas reposaba en el intermareal, después de mirarlas todas bien, había 1 de las canas de primer invierno , y una cabecinegra, pero sin gaviones o argénteas. Entre las patiamarillas y sombrías sumaban unas 150. Aparte del pequeño grupo de Avefrías, no había novedad entre los limícolas. 13 Chorlitejos grandes, 2 Chorlitos grises, 2 Correlimos comunes y el grupo de Vuelvepiedras que no pude contar.

De allí me fui a la cercana ensenada de Perán, o como algunas veces la llaman exageradamente ría de Perán, ya que solo tiene unas decenas de metros de longitud.

La marea estaba media subiendo; perfecto, y el aire empezaba a tomar un cariz primaveral.
Me dispuse a buscar el Andarríos maculado que ya descubriera Dani allá por el pasado otoño, toda una rareza con estancia de larga duración y en un lugar pequeño, de búsqueda fácil, siempre que no se vaya a la zona rocosa externa de Perán. Mi objetivo era disfrutar tranquilamente de él, y ver como va adquiriendo su plumaje característicamente moteado. Estaba mezclado entre los Andarríos chicos locales, aún bastante parecidos a él a distancia, pues aunque ya tiene manchas en el pecho y laterales, éstas son aún pequeñas y a distancia son menos visibles de lo que cabría esperar, pero es acercarse un poco para empezar a verle las diferencias.


Andarríos maculado (Actitis macularius) Perán 18-2-12. Ver cobertoras alares bandeadas (más que en un chico), cola relativamente corta y base del pico rosada.
 Las motas son visibles a escasa distancia, aunque en el lugar en que está se ven desde el paseo, con telescopio. Aparte de ésto, son muy características las bandas de las coberteras alares, alternando claro-oscuro. La mitad basal del pico se ve rosada y la cola es más corta que en un Andarríos chico. Las patas son de un color amarillento, aunque no tan amarillas como aparecen en la mayoría de guías.

Aquí va una foto por el otro lado.


Actitis macularius (Perán), 18-2-12

Y aquí un Andarríos chico (Actitis hypoleucos) para comparar.

Andarríos chico para comparar, también en Febrero. Cola larga, cobertoras alares menos bandeadas, base del pico más oscura (Bañugues) 15-2-09
Tenía un comportamiento de dominancia frente a los Andarríos chicos, expulsándolos contínuamente de su pequeño territorio en Perán.

Su distribución comprende la mayor parte de América, donde es un ave común, y de vez en cuando alguna cruza el Atlántico llegando a Europa donde a menudo se establece por largos periodos de tiempo como ocurre con nuestro amigo de Perán.

Andarríos maculado (Actitis macularius)


Distribución de Andarríos maculado
Es muy probable que desaparezca de esta zona durante el paso prenupcial ya bastante próximo, pero si continúa aquí el tiempo suficiente quizás podamos verlo con su plumaje moteado completo característico.


Hay que evitar las molestias en lo posible. Está en una zona pequeña, y el respeto debería ser la premisa principal para observarlo, se puede disfrutar de él tranquilamente sin falta de llegar a molestarlo. En mi caso podría decirse que él fue el que se hizo las fotos, simplemente se fue acercando hasta que quiso, marcando siempre el pájaro la distancia.

Después me fuí al embalse de San Andrés, donde la invernada de anátidas está bastante animada, pero eso lo contaré más adelante...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...