miércoles, 2 de noviembre de 2016

Escribano nival, bisbita costero y correlimos oscuro


La niebla ha sido casi continua durante los últimos días en la costa de Gozón, en Peñas, un Escribano nival come pequeñas semillas, está mucho más adaptado al frío y al viento que yo, y al ir cayendo la tarde, va ahuencando el plumaje, convirtiéndose poco a poco en una pequeña bola.


Poco antes en la bocana de la ría de Avilés, bajo un sol que calienta, dos bisbitas costeros y tres correlimos oscuros están entretenidos buscando pequeño invertebrados, los correlimos los cojo a contraluz y los bisbitas a la sombra de los enormes bloques cúbicos del espigón.
 Parece mentira que sea el mismo día, dos localidades separadas unos 10 kilómetros, y que las condiciones sean tan diferentes, sol y calor en uno y niebla, viento y frío en otro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...