domingo, 17 de febrero de 2013

Invierno en la cordillera.

Aún no ha nevado en las zonas más pobladas de Asturias, pero la cordillera está espectacular. Muchos años no se alcanza ni la mitad de espesor que hay ahora mismo por encima de 1000 metros.
Ayer subí a 1400 metros para poder enseñároslo, y porque me gusta la nieve. Todos los inviernos procuro visitar la cordillera, ya que en esta estación, las montañas se muestran en todo su esplendor, es el momento en el que más me gustan. El eje de la cordillera se cubre de blanco, hay poca gente y no hay ganado. Es el momento menos humanizado.

Tenemos la suerte de que en 100 kilómetros podemos abandonar la Asturias costera y casi ajena al blanco elemento y  encontrarnos en un mundo diferente, blanco, frío y silencioso.

Río Esla serpenteando cerca de su nacimiento. (16-2-13)
Empecé el día con -2ºC a 1200 metros cerca de "La Uña" en León para seguir el camino de Ventaniella hasta casi el límite con Asturias. El día era perfecto para caminar, y la nieve estaba en buen estado por la mañana, aunque ya de tarde en las laderas orientadas al mediodía, los 7ºC de máxima se dejaban notar y la capa superior de nieve estaba algo "paposa".

Enero y la primera parte de Febrero se caracterizaron por la abundante precipitación que en esta altura fue de nieve en la mayor parte de los días, acumulando espesores de 1,5 metros en algunas zonas sobre los 1500 metros.
Los ríos se mueven bajo la nieve (16-2-13).


Mucha nieve sin pisar cubriéndolo todo, las ventiscas crean canales, muy patentes este año.


Después de caminar, uno se gana las vistas. No creo que hubiera ninguna persona en todo el plano que alcanza la foto, eso es difícil de encontrar hoy día.
Montes de Riosol y Ventaniella.
Arista suroeste de Pileñes.



Pocos pájaros se ven en estas fechas a estas alturas, pero aún algunos sobreviven aquí: Herrerillos capuchinos, Carboneros comunes, garrapinos o Pito real fueron unos pocos de los que permanecían en zonas arboladas, y Zorzal charlo, Mirlo común Chova piquirroja en zonas más abiertas.

Carbonero garrapinos (16-2-13)
 En las aristas sin nieve debido al viento, varios rebecos, comiendo la escasa vegetación que sobrevive.


Un día en la cordillera carga las pilas.

Macizo de Mampodre (16-2-13)



5 comentarios:

  1. Muy chulas esas estrías en la nieve.

    ResponderEliminar
  2. Que envidia de excursión, Jorge¡¡

    Un saludo¡¡
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Espero que los pies estén calentitos...

    ResponderEliminar
  4. Pileñes estaba increible, con unas palas de nieve enormes, mejor que Peña Ten.
    Snow makes the difference!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...