lunes, 11 de julio de 2016

Ritmos

Hace ya unas cuantas semanas que hay limícolas pasando hacia el sur, y las aves marinas empezaron antes aún, algunas ya en mayo.

Aunque todavía son pocas, ver como las aves empiezan a pasar hacia el sur, siempre es uno de los momentos anuales que marcan un antes y después en el calendario natural, uno de esos tantos momentos que te conectan con el mundo (el real, fuera de facebook, emails, watsapp etc.).

Zeluán, Villaviciosa, y otros humedales ya tienen limícolas, agujas, bastantes archibebes comunes, unos pocos correlimos, zarapitos reales y trinadores están ya pisando los fangos y las arenas, las gaviotas reidoras, adultas y jóvenes de meses de vida, ya vuelan cientos de kilómetros, y nos visitan cada vez en mayor número durante estos meses.

Gaviota reidora jóven y adulta (Zeluán) acuarela 9-7-16
En la mar las pardelas cenicientas aprovechan los efímeros días con frentes frescos de noroeste y norte que les carguen las alas de viento para recorrer kilómetros sin esfuerzo, como el día 2 en el que pasaron casi 700 en 4 horas frente a la vaca, y las baleares este año muy escasas llegarán (esperemos) a no mucho tardar.


Aguja colipinta hembra (Zeluán) 9-7-16

De momento Asturias vive en una burbuja de temperaturas frescas ajena a la sartén de la iberia no cantábrica, a pesar de que muchos de los de aquí tienen la toalla y el bronceador esperando en la puerta de casa para lanzarse a aprovechar los todavía escasos minutos de sol.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...